TRANSALPINE RUN

LO IMPORTANTE NO ES LO QUE SUCEDA, LO IMPORTANTE ES COMO TE AFECTE

2014

Alemania, Austria e Italia

247km

1500m

7 Etapas

Fueron 8 días de competición, 300 km entre montañas y casi 28.000 m de desnivel acumulado. Carrera marcada por mi lesión en la rodilla izquierda, la retirada de mi compañero (por no llevar al gemelin) en la tercera etapa, lo que no nos permitió entrar en clasificación, por la lluvia y el barro de las primeras etapas, por la convivencia en el espacio limitado de una auto-caravana junto a otras 6 personas, y sobre todo por la solidaridad.

Es complicado describir lo que ha significado para mi esta prueba, pero si lo puedo definir con una palabra es con APRENDIZAJE en todos los sentidos.

Yo no me considero un super atleta, más bien todo lo contrario. Consciente de ello la importancia de mi mente en este tipo de carreras toma un papel fundamental. Durante la Transalpine he pasado muchos momentos malos, en las ultimas 4 etapas prácticamente no podía correr cuando tocaba descender, casi ni andar cuando el terreno era técnico en las bajadas.

Es en ese momento, cuando no puedes más, cuando el dolor es intenso, piensas en el final, en la colección de batallas que llevas contigo, quizás piensas también en los fracasos y en lo que no tienes que hacer. Sabes que no le tienes que demostrar nada a nadie, que no necesitas el reconocimiento. Que tus convicciones, aquellas que solo conoces tú, están por encima de cualquier lesión, de cualquier dolor, tienes claro lo que quieres y que lucharas por ello hasta el final. En tu mente comienza el eco de tu canción, aquella que siempre aparece en los momentos difíciles, cuando toca apretar los dientes. Minuto a minuto habrá pasado todo…

Muchos momentos quedan en mi memoria, muchas imágenes. Algo que une eso dos cosas es la canción con la que cada noche los mejores momentos de la carrera eran recordados, canción que creo que durante algún tiempo para «nosotros» ira ligada a esta prueba